Cambios en la Sexualidad cuando la Pareja se convierte en Padres

sexualidad

Voy a hacer un recorrido breve de cómo se afecta la sexualidad de la pareja cuando se convierten en padre y madre desde el embarazo hasta antes de que l@s hij@s se emancipen del hogar.

¿Cómo se afecta la vida sexual de la pareja desde el embarazo? Primero que nada quiero rescatar que la maternidad y la paternidad son parte de la sexualidad, no se llega a un embarazo sin sexualidad, esto también implica que la vivencia del embarazo está inmersa en lo que significa ser mujer, mas otros importantes aspectos emocionales y hormonales.

En el primer trimestre del embarazo la mujer esta inmersa en su vida emocional, puede ser q se sienta feliz, tal vez temerosa, puede ser que la pareja no exista y se sienta sola, o pase por un periodo difícil, que sea adolescente y deba enfrentar un embarazo de manera precoz para su madures emocional y profesional, todos esos aspectos emocionales y de relaciones, más los cambios corporales, afectan las relaciones sexuales.

En el segundo trimestre hay mas familiaridad con los cambios corporales y mas conciencia del bebe, es un período en el que es posible necesitar los encuentros sexuales para sentirse deseada, aceptada en su nueva corporalidad y querida..

En el tercer trimestre la mujer puede sentirse limitada en los movimientos y la respiración, pero es muy recomendable las relaciones sexuales, si no hay contraindicación, para facilitar el parto, madurar el cuello del útero, entre otros aspectos, además las relaciones sexuales al final del embarazo facilitan que el bebe llegue con placer, tal como se concibió.

 

Durante el postparto la madre y el bebé entran en un período de fusión (lo que siente un@, lo siente otr@) y de adaptación a una nueva realidad, el bebé fuera del vientre tan protegid@ y arropad@, y la madre comienza a asumirse como tal. El puerperio dura 2 años o mas. El período de 40 días sirve para la recuperación física, después del parto o cesárea, también se inicia la lactancia que es parte importantisima del vínculo de amor y apego fundamental para la supervivencia del bebé que comienza a establecerse. Son hechos de la sexualidad, aunque no sean relaciones sexuales, y el padre puede participar. La función del padre es sostener y proteger a la díada madre-bebé, es el momento de asumir la maternidad/paternidad. Lo natural, es que las energías de la madre son para la criatura recién nacida, y las relaciones sexuales ahora pueden ser feminizadas, es decir, más sensoriales, más masajes, risas, tiempo, encuentro, sin propósito, sin pretender orgasmos, mas suave, más intimidad, para no vulnerar a la díada madre-bebé.

L@s bebés pasan por varios años de intensa dependencia, y es lo esperado, los padres se adaptan a cumplir 2 roles: el rol de pareja, y el rol de padres, uno influye al otro, lo que vives en uno repercute en el otro rol, de allí los cambios emocionales y sexuales de la pareja, no se trata solo de tener menos tiempo para estar sol@s, se trata de que la relación de pareja cambia porque si no están de acuerdo como padres, hay conflictos como pareja, además hay otras dificultades en las relaciones sexuales propiamente: si hay monotonía, son breves y con prisa, siempre en la misma cama conyugal, se pierde espontaneidad, se descuida el cuerpo, hay estrés y cansancio. Por ello recomiendo innovar, darse tiempo, variar el lugar, dejarse fluir o llevar por el deseo, cuidar el cuerpo, mantener relaciones disminuirá el estrés y que busquen recursos externos para que cuiden a l@s hij@s, mientras la pareja se da espacio para disfrutar el placer.