Conflictos Familiares en Navidad

familia

La Navidad, es una fiesta tan arraigada que la celebran creyentes y no creyentes, todos esperamos que sea una celebración de unión familiar, alegría y reencuentro.

Para algun@s las fiestas navideñas tienen una cara menos agradable, muchas veces por soledad, los conflictos familiares, el reencuentro con familiares poco apreciados, la ausencia de familiares queridos, las envidias, los celos y otros sentimientos negativos provocan que la venta de antidepresivos aumente hasta un 40% en estas fechas. Todas estos retos personales y familiares generan tensiones en estos días tan especiales por la carga cultural, emocional, psicológica y social que encierra la celebración de la Navidad.

Ana Berástegui Pedro-Viejo enumera tres tipos de conflictos familiares en estas fechas:

1. Los conflictos permanentes: vigentes durante el resto del año, pero que entran en contraste con lo esperado de estas fechas. En Navidad se vive con mayor intensidad y dolor lo que en otro tiempo se considera un evento cotidiano.

2. Conflictos propios de estas fechas: las fiestas navideñas ponen como reto a todas las familias tareas y decisiones complejas, relacionadas con en cuál casa reunirse a celebrar y cenar, ¿con los suegros? ¿con cuáles suegros? ¿en la casa sol@s? ¿qué regalos se deben comprar?

3. Conflictos profundos en todas las familias y que brotan estos días por compartir más tiempo juntos. Estos problemas no se manifiestan o se hacen conscientes en otros momentos del año. Por ejemplo, puede haber parejas que no sepan comunicarse ni llegar a acuerdos, pero como durante el resto del año la vida está más pautada y ordenada, no se dan cuenta de ello hasta que tienen que pasar más tiempo junt@s para preparar los eventos navideños con la familia.

Las nuevas familias suelen entran en conflicto con las costumbres y modos de ser y hacer de las familias de origen. Las demandas afectivas de todos -padres, hijos y abuelos- pueden dificultar mucho la toma de decisiones y afectar el bienestar de la familia.

También para celebrar la Navidad, entran en juego decisiones familiares económicas. La Navidad enfrenta a las familias a muchos gastos excepcionales y las dificultades económicas o los diferentes criterios de decisión en estos temas pueden incidir en un aumento de la conflictividad. Además, en estas fechas los adolescentes suelen cuestionar las tradiciones familiares de sus padres