Conteniendo a Mamá durante la Crisis Política Venezolana

mamabebe

Buenas noches a todas y bienvenidas. Como sabrán Alicia Núñez es venezolana, mamá de dos, psicóloga clínica, doula y especialista en terapia familiar y psicología femenina y en vista de los recientes acontecimientos en el país, y particularmente la noche de ayer que fue muy dura para todos, nos pareció pertinente hablar sobre el Manejo emocional de la crisis política para madres de bebés, niños y adolescentes.

Les recuerdo que están invitadas a compartir sus inquietudes y preguntas a través de Twitter usando nuestras cuentas @spacioemocional y @agobiosdemadre y el hashtag #ConteniendoaMama.

– Alicia, se habla de que las madres necesitamos contención para poder contener a nuestros hijos? Pero, ¿qué significa contención emocional y por qué la necesitamos?

Cuando relatamos un acontecimiento en repetidas ocasiones vamos tomando distancia de ese hecho y lo vamos viendo desde otro lugar, desde un lugar más objetivo. Esto nos permite, de alguna manera, despojarnos un poco de las emociones que venían incluidas en ese hecho y así, nos damos permiso para analizarlo de un modo más racional.

La Contención Emocional es un procedimiento terapéutico que tiene como objetivo tranquilizar y estimular la confianza de la persona que se encuentra afectada por una fuerte crisis emocional, que puede derivar en conductas perturbadoras. Precede y/o simplifica la contención farmacológica. Contención es tonificar o moderar los propios sentimientos, emociones, impulsos, instintos, pasiones, etc.

Creo que es importante hablar del manejo emocional de esta crisis política en las diferentes etapas de la maternidad. Una cosa es el manejo para la embarazada o la mamá de bebé, para la mamá de niños en edad preescolar, por ejemplo, y para la mamás de adolescentes. ¿Como enfrentarse a la ansiedad y el temor por el futuro que genera la situación país en los tres escenarios?

Si apostamos por la crianza respetuosa, apostamos por el diálogo para resolver los conflictos con nuestros hijos, de allí que tu coherencia como mujer y madre implica que lo que haces en casa, es lo que por principios y valores supremos también asumes políticamente, es decir no le vas a enseñar a tu hijo a ser violento, porque tú no lo eres con él, pues eso tampoco deseas para los hijos de otras madres, en pocas palabras, crianza respetuosa es cultura de paz, es preservar la vida con amor, pero no solo la de tu hijo, sino de los hijos de todas las madres, porque todos te duelen en el mismo vientre donde albergaste al tuyo.

Ahora bien, en cuanto al futuro, ninguno de nosotros lo puede predecir con exactitud, y ni siquiera si estaremos en él o no. Es importante ser humildes y reconocer que hay muchos factores en la vida que no controlamos, y está claro que el futuro es uno de ellos.

Lo único que nos permite tener esperanza ante la incertidumbre es la confianza, la fé. Por ello psicólogos existencialistas que saben que no podemos controlar el futuro, abogan por vivir el presente, valorar y disfrutar lo que actualmente experimentamos y tenemos:
– Si estas embarazada disfrutar la comunión con tu bebé, el apoyo de la familia, el maravilloso poder femenino de transformar para que la vida crezca. De nutrir la vida misma.
– Si tienes bebés disfrutar de cuidar, proteger, amar, nutrir, son momentos únicos e inolvidables
– Si tienes niños jugar, contener, pintar, hacer rompecabezas, contar con un ábaco, leer, enseñarles tantos aspectos de la vida que están descubriendo
– Si tienes adolescentes apoyarlos en la aplicación de valores y principios, como la resolución pacífica de conflictos a través del diálogo, utilizar su rebeldía adolescente para transformar su realidad inmediata. Su descubrimiento de la sexualidad, su capacidad de cuestionarte justa o injustamente te puede ayudar a reflexionar sobre ti misma y tu mundo como nunca antes lo habías hecho.

– Hablemos primero de las madres de adolescentes, que están tal vez en la posición más complicada. Por un lado quieren proteger y cuidar a sus hijos pero por el otro quieren dejarlos ejercer su derecho de salir a protestar. Cómo manejan esa contradicción. Cómo entender que sólo puedes proteger “hasta cierto punto”? Como manejas tu angustia cuando tu hijo está fuera?

Si mi hijo va a poner las manos en el fuego, yo qué le digo? NO, y le quito la mano. Hay principios básicos, uno de ellos es la protección de su vida, puedes ayudarlo a pensar que puede protestar sin exponer su vida. En la adolescencia es conveniente manejar pocos limites con los hijos, porque fácilmente los quebrantan, uno de los límites cardinales es la preservación de su vida porque es usual que ellos se expongan a conductas riesgosas como manejar a alta velocidades, lanzarse de peñascos al mar, o tener sexo no seguro, entonces hay que ayudarlos a comprender los límites de la vida, a no ser temerarios, y eso se logra solo con la confianza, la empatía y el diálogo que hemos cultivado desde pequeños.

– Cómo encuentra contención esta madre? Se va a marchar con su hijo? ¿Medita, reza, hace yoga? Qué apoyo necesita esta madre? ¿Y en el supuesto caso de que haya sido apresado o detenido y se desconozca de su paradero cómo se mantiene esa madre emocionalmente a flote?

Si está en la calle en este momento del país, mejor que no medite, ni que se relaje, porque ella debe reaccionar rápido ante una contingencia, la vida de su hijo es prioridad ante cualquier otro interés. Lo mas recomendable es que su hijo trabaje por el diálogo y la persuasión ante los otros grupos políticos, hace falta más solidaridad y trabajo para convencer que protesta.

– Ahora vayamos al otro extremo, las embarazadas o las madres de bebés muy pequeños que tal vez incluso están amamantando. Pienso que estas tratan de mantenerse en una burbuja pero es difícil, porque te duele tu país y la situación, porque quizás quisieras salir a protestar pero no puedes porque tu papel principal es proteger a ese nuevo ser ¿Cómo viven y cómo manejan la situación esas madres y que pueden hacer para mantenerse tranquilas?

Ellas si necesitan relajación, meditación, yoga, desconectarse de las redes. Ellas están en un momento íntimo que necesita ser protegido, resguardado, ellas necesitan familias, parejas, amigos que les ayuden a hacer su burbuja. Ellas necesitan no anticipar futuros catastróficos, vivir el presente, profundizar en su autocuidado, en nutrir a sus bebés, en ser todo amor para ellos, necesitan y deben abstraerse de lo que pasa, necesitan y deben crear su nido, su útero protector en su casa. Su entorno es el que las debe proteger, sus parejas, sus padres y amigos, ellas no deben hacer esfuerzos por lidiar con la realidad, ellas son las más frágiles del grupo humano.

Y las madres con hijos en edad preescolar y escolar que son niños que son pequeños pero que se dan cuenta de ciertas cosas, que no están yendo al colegio, que oyen disparos o sienten las bombas lacrimógenas. ¿Cómo manejan la situación estas madres? ¿A que retos se enfrentan, qué le dicen a los peques? Cómo hacen para mantenerlos tranquilos? Y aquí se me viene a la mente el ejemplo de la Vida es Bella y el mundo mágico que Roberto Benigni crea para su hijo en plena Guerra Mundial.

Los niños y los bebés cuando viven experiencias traumáticas no tienen la comprensión, ni la capacidad de contener sus emociones como los adultos, de allí que nosotros primero debemos digerirlas. Necesitamos aprender como madres a reaccionar a situaciones inesperadas y hasta peligrosas sin hacer un drama. La idea siempre es conversar si ellos quieren conversar, si no quieren conversar pintar, hacer plastilina, dibujar, jugar porque en su mundo de representaciones mentales, en su espacio psiquico hay muchas vivencias que no las pueden aún poner en palabras, las simbolizan con la expresión gráfica o el juego simbólico. Esa es la clave, elaborar, moler, masticar, digerir la realidad, si es posible como Begnini jugar con la realidad, reirse de ella aunque sea cruda y ruda, y simultáneamente permitir que ellos digieran o elaboren los sucesos inesperados a través de las palabras, el juego y la expresión plástica.

– ¿Qué cosas pueden hacer las madres para protegerse, proteger a sus peques y aún sentir que son participes de este proceso? Porque a veces uno se siente culpable por no participar todo lo que quisiera.

Realmente si practicas la crianza respetuosa con coherencia propiciaras el cambio a través de la persuasión y el diálogo, aunque sientas que hay imposición autoritaria. Y si participas en protestas que tengan un objetivo claro para que las partes partidistas dialoguen. Estamos mucho más familiarizadas con la cultura de paz objetivada en la crianza respetuosa, que en la cultura de paz fuera de las fronteras de nuestro hogar, y esa cultura de paz política pasa por reconocer el diálogo y las necesidades de las partes en conflicto, la empatía, la comprensión de la cosmovisión del otro.

Tu prioridad son tus hijos y su crianza, su vida por encima de todo, más en los primeros años de vida.

– Por otro lado, pareciera que termina siendo como un círculo vicioso, mamá y papá se estresan por situación del país, peques sienten ese estrés y se ponen más inquietos y a papá y mamá les cuesta aún más manejar sus emociones y contener al peque.

Es un circulo vicioso del sistema familiar, pero a quienes les corresponde la responsabilidad de contener sus emociones es a los padres, sus miedos, sus prehensiones. La prioridad de los padres son los hijos y por nuestros hijos somos capaces de crecer, de escucharnos a nosotros mismos, y en caso de necesidad buscar ayuda profesional para manejar lo que no podemos.

– También pienso que esta puede ser una oportunidad, si la edad lo permite, para iniciar diálogos sobre temas importantes: valores, paz, respeto a los demás. ¿Cómo se inician estos diálogos? ¿Hasta dónde debemos decir?

Precisamente de eso se trata, basta de criticar y culpar a otros, trabajemos nosotros mismos hablando de cuan importante es entenderse, expresar la rabia sin herir, del respeto a la vida, de la igualdad de derechos, etc.

Por último me gustaría hacer un resumen de las herramientas con las que pueden contar las madres para drenar o para mantenerse –dentro de lo que cabe- emocionalmente fuertes. Considerando además que el resto de las personas –abuelos, hermanos, otros cuidadores- también se están viendo afectados por estas situaciones.

Lo resumiré de la siguiente manera:

– Darle prioridad al cuidado del bebé, protección, amor e intimidad con él
– Digerir o elaborar en palabras lo que ocurre y expresarlo de forma sencilla, favorecer la expresión de sus sentimientos a través de palabras, juego o artes plásticas
– Darle prioridad a la integridad física, a la vida de tu hijo adolescente, promover el diálogo y la persuasión por encima de cualquier otra forma de acción cuando se está en un conflicto

Entrevista la periodista Carla Candia @agobiosdemadre
Entrevistada la psicóloga clínica y psicoterapeuta Alicia Núñez @spacioemocional