Contra la depresión: ¿Antidepresivos o psicoterapia?

antidrepesivos

Médicos estadounidense creen es que posiblemente existen dos tipos de depresiones: las que se pueden tratar con antidepresivos y las que requieren psicoterapia. Pero, en opinión del director de la Clínica de Psiquiatría y Psicoterapia de la Universidad de Bonn, Wolfgang Maier, un concepto tan rígido puede resultar “peligroso”, ya que en el caso de las depresiones graves, el tratamiento que mejor funciona es una combinación de medicamentos y psicoterapia.

La corteza insular, una parte del cerebro situada sobre la oreja, podría resultar un elemento decisivo en la elección de tratamiento en pacientes de depresión, según un estudio de doctores de la Universidad Emory, en Atlanta. Según sus conclusiones, cuando esta parte del cerebro responsable de la vida emocional es más activa, y por tanto necesita cantidades excesivas de glucosa, el tratamiento a seguir debería ser una terapia conductual. En caso de que la corteza insular sea menos activa y, por tanto, requiere menos glucosa, los antidepresivos surten un mayor efecto. Estos niveles de glucosa se podrían evaluar con un escáner cerebral.

Los resultados son “interesantes”, dice Meier, pero el experto advierte que tampoco se deben sobrevalorar. Los investigadores de Atlanta han realizado su análisis en 67 pacientes, y solo en 38 de ellos pudieron extraer resultados concluyentes.

¿La segunda es la vencida?

Actualmente, el tratamiento para una depresión se decide mediante un método de ensayo y error: el médico receta algo, y si eso no funciona, cambia de estrategia. Expertos estadounidenses publicaron en la revista especializada “JAMA Psychiatry” que menos del 40 por ciento de los pacientes mejoran con el método elegido en el primer intento. La Directiva Nacional Alemana de Tratamiento de Depresiones aconseja tratar depresiones graves con medicamentos y psicoterapia al mismo tiempo, mientras que en casos más leves se deben suministrar únicamente antidepresivos. “En la práctica, no obstante, esta Directiva no se respeta en todos los casos”. Generalmente, según el experto, el tratamiento elegido depende en gran parte del médico al que acuda el paciente: “Si va a un psicoterapeuta, recibirá psicoterapia; si va al médico de cabecera, recibirá antidepresivos”.

En Alemania se consumen hoy en día cuatro veces más antidepresivos que en el año 1994, y la tendencia aumenta en un 10 por ciento cada año. No son pocas las voces que alertan de que muchos de los pacientes toman estos medicamentos innecesariamente. Entre ellas, la de Dieter Best, portavoz de la Unión de Psicoterapeutas de Alemania: “A menudo, los médicos de cabecera recetan estos medicamentos sin haber realizado un diagnóstico claro, especialmente en el caso de mujeres ancianas”. Una de cada cuatro mujeres de más de 80 años toma antidepresivos, según Best. “Frecuentemente, el problema es simplemente que a estas mujeres les falta contacto social, se sienten solas”.

¿Efecto placebo?

En un artículo especializado del año 2008, Irving Kirsch y sus compañeros de la Universidad Hull declaraban que los efectos de los antidepresivos superan en pocos casos los de los meros placebos, o medicamentos sin efecto. Según ellos, a menudo es la creencia en la efectividad del medicamento, más que sus efectos reales, lo que ayuda al paciente.

Meier discrepa: los antidepresivos son medicamentos eficaces que tratan un trastorno del cerebro. “Una depresión grave debe tratarse con antidepresivos, puesto que si no existe el riesgo de que el paciente se quite la vida”.

En cualquier caso, una opinión es clara y unánime entre todos los expertos: todo médico debe tomarse un tiempo para hablar con el paciente y sus familiares, formular un diagnóstico certero y calcular riesgos. Y para ello, el contacto regular entre médico y paciente es esencial.

Fuente: http://bit.ly/19uoG6A