Crisis de Pareja, rupturas, separaciones ¿Qué implican?

ruptura

Generalmente en las relaciones de pareja hay un período de conocerse y enamorarse. El enamoramiento lleva implícito un mecanismo en el que la pareja no percibe diferencias entre uno y otro. Cuando se asume la convivencia en pareja o matrimonio se entra en una etapa de ajustes. El nuevo período incluye mayor vinculación emocional, distribución de tareas e incluso del poder entre los miembros de la pareja. Aún en los 3 primeros años de convivencia la pareja permanece en período de “luna de miel” en el q no ven las diferencias como importantes.  Haya hij@s o no, con el paso del tiempo la relación comienza a cambiar, cada uno descubre las diferencias que no negocia con su pareja. Sexualmente se establece cierta rutina que favorece la aparición de la ternura y el amor en la relación. Tanto las diferencias irreconciliables como la rutina pueden propiciar una crisis, entre otros muchos aspectos psicológicos individuales, propios de la relación, deudas y patrones de las familias de origen da cada miembro, y aspectos relacionados con la equidad y la justicia en la relación misma.

A nivel individual se requiere amor y disposición para mantener la relación aún estando en una crisis de pareja. Las crisis en general tienen dos vías de solución: el fortalecimiento de la relación o la ruptura. La relación se fortalece cuando ambos miembros cuentan con el amor, la disposición y logran aprender de sí mismos y de su propia historia familiar. La resolución de la crisis requiere del reconocimiento de las dificultades personales y de los patrones familiares que la pareja repite. Por otra parte, la resolución de la crisis requiere de la comprensión de las injusticias que se dieron a lo largo de la relación de pareja.

Si se da la ruptura : no haya amor, ni disposición a mantener la relación, se inicia el duelo o el guayabo como se conoce en Venezuela, se da la separación. La ruptura puede ser más o menos dolorosa dependiendo de la personalidad de cada un@, de lo compartido, lo vivido, el momento de cada un@. El duelo por la separación implica que cada miembro de la pareja asume aspectos de su identidad que antes estaban ligados a la pareja. Si la convivencia ha sido larga o ha habido un matrimonio la identidad de cada miembro se verá más afectada y se requerirá más trabajo interno. En el caso especifico del divorcio se da en tres dimensiones: afectiva, de hecho y la separación legal, todas tienen su proceso, cada una tiene su tiempo.