Haz cambios reales: cómo promover la proactividad en nosotr@s y nuestr@s hij@s

2013-11-03_21-02-17_1

La proactividad es la actitud en la que la persona asume el pleno control de su conducta vital de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras.

El término proactividad lo utilizó por primera vez Victor Frankl, neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis, en su libro “El hombre en busca de sentido”, 1946. Después el término se popularizó gracias a los libros de autoayuda, desarrollo personal y empresarial y sobre todo por el best-seller Los siete hábitos de las personas altamente efectivas del autor Stephen Covey.

Ser Proactivo, significa tomar control consciente sobre tu vida, fijarte objetivos y trabajar duro para lograrlos. En vez de reaccionar ante eventos y esperar a que lleguen las oportunidades, sales y creas tus propios eventos y oportunidades.

Ser Proactivo significa que en vez de ir actuando con base en las situaciones que van llegando a tu vida, creas los cambios.

Cualidades a desarrollar para ser proectiv@s:

1. Autoconocimiento: La comprensión de que tienes opciones a escoger entre lo que recibes y la reacción que tomas. Si alguien te insulta, puedes escoger la opción de no sentir ira. Si alguien te ofrece un dulce, puedes escoger la opción de no recibirlo.

2. Consciencia: La habilidad de consultar con tu brújula interior para decidir que es lo mejor para ti. Puedes tomar decisiones con base en tus principios, sin importar si es lo correcto desde el punto de vista social.

3. Imaginación Creativa: La habilidad de visualizar respuestas alternativas. Usando tu imaginación, puedes generar y evaluar diferentes opciones.

4. Voluntad Propia: No te encuentras forzado a responder conforme lo dictaminen las expectativas de los demás.

Las personas proactivas emprenden nuevos proyectos o actividades fuera de lo común, cuando pareciera que no hubiese motivo alguno por los cuales deberían hacerlo.

La persona proactiva es piloto de sus vida, va por el camino que les llevará al destino deseado, independiente de las condiciones externas.

Algunas características de las personas proactivas son:

-Busca respuestas a problemas de difícil solución en vez de espera a que suceda algo.
-No se limita a efectuar las actividades que se le solicitan sino que crea nuevas oportunidades por medio de la búsqueda de información.
-Adapta su manera de hacer a las condiciones del entorno
-Tiene capacidad para subordinar los impulsos a los valores
-Se mueven por valores cuidadosamente meditados y seleccionados: pueden pasar muchas cosas a su alrededor pero son dueñas de cómo quieren reaccionar ante esos estímulos.
-Centran sus esfuerzos en el círculo de influencia: se dedican a aquellas cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva, con lo cual amplían su círculo de influencia.
-Responsabilidad ante su vida
-Se autorregulan
-Son responsables de cumplir metas y objetivos

Qué no es la proactividad:

La proactividad no tiene nada que ver con el activismo o la hiperactividad. Ser proactivo no significa actuar deprisa, de forma caótica y desorganizada, dejándose llevar por los impulsos del momento.
Las personas que tienen el hábito de la proactividad no son agresivas, arrogantes o insensibles, sino que se mueven por valores, saben lo que necesitan y actúan en consecuencia.

El concepto opuesto es el de reactividad o tomar una actitud pasiva y ser sujeto de las circunstancias y por ende, de los problemas. La definición extendida por Stephen R. Covey dice que la conducta individual es función de las decisiones propias y no de las condiciones.

Si una persona reactiva fuera capitana de un barco, el barco flotaría a la deriva, hasta llegar a tierra firme, o estrellarse. Dicha persona estaría muy pendiente de estudiar las corrientes de agua, tratando de predecir donde terminará el barco en función de las corrientes que lo adopten. Si las corrientes son buenas, la persona reactiva se sentirá feliz. Si las corrientes por el contrario, son pobres, dicha persona sentirá estrés.

En ocasiones esta persona intentará definir un destino, y si las corrientes de agua son adecuadas, el barco logrará llegar. Sin embargo, si esto no ocurre, la persona se rendirá y decidirá encallar en un lugar mucho más cercano o fácil.

Si una persona proactiva fuera capitana de un barco, por otro lado, el barco iría donde el capitán quiere que vaya. Este capitán notaría las corrientes, pero las usaría someramente con propósitos navegacionales. En ocasiones el barco flotará con las corrientes, en ocasiones irá en contra. Importará muy poco realmente si las corrientes son buenas o no; este capitán llegará a su destino sin importar las condiciones que se le presenten en todo momento. Las corrientes podrán, cuando mucho, controlar el tiempo de llegada y el camino exacto a seguir para lograr arribar a su destino, pero no tendrán poder alguno sobre cual es el destino al que se llegará, debido a que esto será única y exclusivamente una decisión del capitán.

Recomendaciones para promover la proactividad en nuestros hijos:

-Involucrar a los niños en las metas familiares
-Incentivarlos a imponerse desafíos
-Promover que sean receptivos a las diferencias, viéndolas como una oportunidad para encontrar múltiples soluciones y puntos de vista
-Abrir espacios a la creatividad y a la comunicación acertiva
-Incentivar la toma de decisiones, alejando el miedo a cometer errores
-Enfrentando los problemas con realismo, sin fatalismos
-Conocer sus fortalezas y debilidades
-Gestionar positivamente sus emociones
-Manifieste tus opiniones de forma asertiva
-Confíe en si mism@ y le guste asumir retos
-Tome la iniciativa y pase a la acción
-Actúe con decisión para conseguir sus metas
-Transforme los problemas en oportunidades para aprender y cambiar (resiliencia o habilidad para superar las adversidades)
-Sea perseverante y conciencizud@, y no te das por vencid@ ante la primera dificultad (resiliencia)
-Asuma los fracasos
-Sea amoldable a las circunstancias y desafías lo tradicional por tu propias convicciones
-Tome conciencia de que puede mejorar lo que le rodea
-Aportar algo positivo a las personas
-Tenga las agallas de asumir en cada momento lo que quiere hacer y cómo hacerlo
-Asumir la responsabilidad de cumplir sus sueños, metas o proyectos