La Sexualidad Femenina, disfrute y contradicciones

mujer

La bebé y luego la niña recibe innumerables mensajes de lo que se espera de ella por el simple hecho de haber nacido con el sexo femenino. Se va construyendo su identidad como niña y luego como mujer a partir de los mensajes que otr@s le transmiten de manera verbal y no verbal. Los mensajes que otr@s dan a la niña son por ejemplo: debes ser bella, delicada, sensible, expresiva, frágil …. Otros mensajes se relacionan con su cuerpo, muchos de ellos van dirigidos a criticarlo si no satisface lo esperado culturalmente. Tienes la nariz X, el cabello Y, los pies Z… y así se va destruyendo la confianza de la niña en sí misma. Muchas veces creemos que esos mensajes no tienen influencia, pero muchos ni siquiera son transmitidos con palabras, tienen mayor impacto emocional.

Hay muchas posibilidades que cuando la niña crezca no se le explique cómo funcionará su cuerpo cuando madure sexualmente, que no se le explique a la niña cómo serán sus ciclos menstruales, la ovulación, cómo funcionará su cuerpo. ¿Qué mensaje implícito se transmite al no hablar del funcionamiento genital, ni de las relaciones afectivas-sexuales? De eso no se habla, eso es prohibido, es tabú, sólo se habla en chistes groseros y sucios, ¿Se considera a la Sexualidad como sucia y prohibida?

Para la niña vivir su menárquia o primera regla,  sin haber recibido información, aunque sea coordenadas, puede ser traumático.

Por los mensajes recibidos la puber espera encontrar al principe azul-rico-salvador-romántico mientras el puber también por socialización tiende a focalizarse en el impulso sexual-hormonal. Es así como se da un desencuentro de expectativas entre mujeres y hombres durante la pubertad, adolescencia y buena parte de la adultez. Las mujeres además tienen un sueño, que es además un desafío: ser madres antes de los 40 años. En repetidas oportunidades tiende a ocurrir que si una mujer cumple 30 años y aún no tiene pareja ni hij@s, se rompen muchas de sus expectativas y esperanza, puede llegar a sentirse decepcionada. La experiencia consciente del cuerpo femenino, transmite a la mujer un mensaje claro, en la medida que ella va conociendo sus ciclos menstruales tiene la noción de que si puede generar vida en su vientre. La crisis de los 30 años en las mujeres se relaciona con el sueño frustrado de maternidad, y la expectativa pesimista o catastrófica de: “como aun no se ha dado difícilmente ocurrirá”. La maternidad es un aspecto fundamental en la Sexualidad Femenina es un momento de grandes cambios hormonales y psicológicos, de crecimiento humano y espiritual. Sin embargo, las mujeres que no son madres a nivel biológico pueden reconducir la capacidad creadora y transformadora en sus sueños y proyectos. La mujer plena, realizada se reencuentra con su cuerpo, el placer, el amor. Las mujeres somos por naturaleza gestadoras, no sólo de vida, sino también de ideas, estructuras, pasiones y de luz.

Ya en la madurez las mujeres que se conectan con su cuerpo, con el disfrute, pueden encontrarse con un hombre más tierno. La mujer evoluciona hacia el impulso sexual, el hombre evoluciona hacia la ternura.  El hombre y la mujer madur@s se encuentran íntimamente en el erotismo y la espiritualidad de la unión de los cuerpos. Mientras más nos conozcamos, disfrutemos y respetemos, la sexualidad será muy plena. La Sexualidad en la vejez no desaparece, aunque el cuerpo no responda, porque las sensaciones y la feminidad siguen presentes si la persona decide conectarse con ella.