Las Relaciones Auténticas nos Transforman


Tuve la oportunidad de reflexionar sobre  aspectos éticos importantísimos para tod@s l@s psicólog@s.  La Dra. Begoña Roman comenzó a dar su charla a un conjunto de médic@s, fisioterapéutas, psicólog@s,  neuropsicólog@s,  abordando el tema de la intimidad, conceptualizadola como el encuentro consigo mism@, un encuentro con la identidad que construimos en ese diálogo personal, añadió que para construir dicha identidad e intimidad se requiere de tiempo y espacio. Esta filósofa considera que la privacidad se refiere al espacio en el que se construye.  Y la confidencialidad tan importante para nosotr@s l@s psicólog@s , implica compartir la intimidad, dar permiso a otro para compartir ese diálogo personal.

Hay un elemento clave que se desarrolla en nuestra intimidad: la autonomía, vista como la capacidad de tomar decisiones sobre nuestra propia vida. La intimidad que comparten nuestr@s pacientes es la que les permite preguntarse ¿Qué estoy haciendo conmigo mism@? ¿Y todo esto, para qué?

Begoña Roman nos habló de un aspecto muy relevante en relación a la autonomía, o lo que otr@s autor@s llamarían libertad. Y es que la mayoría de los obstáculos para la autonomía provienen de la misma persona que no cuenta con un lenguaje para autobservarse, para dialogar consigo misma. Sin embargo, en la lista de los obstáculos externos yo estoy segura que estamos l@s psicólogos si no tenemos resueltos ciertos temas que nuestra propia cultura no los tiene, por ejemplo, la muerte, el dolor, género,  diversidad sexual, diversidad cultural, la tragedia, el abuso del poder y un largo etc.

La propuesta implica dar recursos a las personas que asisten a nuestras consultas o están ingresadas en nuestros hospitales para que dentro de su intimidad que tan generosamente comparten con nosotr@s, construyan su identidad y su autonomía.

Nuestra responsabilidad está en lo que hacemos y dejamos de hacer, en lo que decimos y en lo que callamos. Y nuestra responsabilidad profesional implica desarrollar la virtud de saber mantener la distancia adecuada con el/la paciente, ni violentar su intimidad ni ser distantes pareciendo indiferentes ante ella.  Ser discret@s y prudentes.

Pero sobre todo, el reto está en trabajar todos estos aspectos para ser AUTENTIC@S.