Trastorno bipolar: causas, síntomas y tratamiento

bipolar

El trastorno bipolar una afección en la cual una persona tiene períodos de depresión o períodos en los que está extremadamente feliz o malhumorado o irritable.
Nombres alternativos:
Depresión maníaca; Trastorno bipolar afectivo
Causas
El trastorno bipolar afecta por igual a hombres y mujeres, y generalmente comienza entre los 15 y 25 años. La causa exacta se desconoce, pero se presenta con mayor frecuencia en parientes de personas que padecen dicho trastorno.
En la mayoría de las personas con trastorno bipolar, no hay una causa clara para los períodos (episodios) de extrema felicidad (manías) o de depresión. Los siguientes factores pueden desencadenar un episodio maníaco:
-Parto
-Medicamentos como antidepresivos o esteroides
-Períodos de no poder dormir (insomnio)
-Consumo de drogas psicoactivas
Síntomas
La fase maníaca puede durar de días a meses y puede abarcar los siguientes síntomas:
-Distraerse fácilmente
-Poca necesidad de sueño
-Deficiente capacidad de discernimiento
-Control deficiente del temperamento
-Comportamientos imprudentes y falta de autocontrol, como beber, consumir drogas, tener relaciones sexuales con muchas parejas, hacer gastos exagerados
-Estado de ánimo muy elevado, comunicativo o irritable como pensamientos apresurados, hablar mucho, creencias falsas acerca de sí mismo o de las habilidades
-Compromiso exagerado en actividades
El episodio depresivo puede incluir estos síntomas:
-Tristeza o estado de ánimo bajo diariamente
-Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones
-Problemas en la alimentación como inapetencia y pérdida de peso o consumo exagerado de alimentos y aumento de peso
-Fatiga o desgano
-Sentimiento de minusvalía, desesperanza o culpa
-Pérdida de placer en actividades que alguna vez disfrutaba
-Pérdida de la autoestima
-Pensamientos de muerte o suicidio
-Dificultad para conciliar el sueño o dormir demasiado
-Alejarse de los amigos o las actividades que alguna vez disfrutaba
Las personas con trastorno bipolar están en alto riesgo de cometer suicidio. Pueden consumir alcohol u otras sustancias en exceso, lo cual puede empeorar los síntomas y el riesgo de suicidarse.
Los episodios de depresión son más frecuentes que los episodios de manía. El patrón no es el mismo en todas las personas con trastorno bipolar:
-Los síntomas de depresión y manía pueden ocurrir juntos, lo cual se llama estado mixto.
-Los síntomas también pueden ocurrir inmediatamente uno después de otro, lo cual se denomina un ciclo rápido.
Pruebas y exámenes
Para diagnosticar el trastorno bipolar, el psicólogo clínico o el psiquiatra puede realizar todas o algunas de las siguientes acciones:
-Preguntar si otros miembros de la familia tienen trastorno bipolar.
-Preguntar acerca de las fluctuaciones del estado de ánimo recientes y por cuánto tiempo las ha tenido.
-Llevar a cabo un examen completo y solicitar pruebas de laboratorio para buscar enfermedades que puedan estar causando los síntomas que se parezcan al trastorno bipolar.
-Hablar con los miembros de la familia respecto a los síntomas y la salud general.
-Preguntar sobre cualquier problema de salud que tenga y cualquier medicamento que tome.
-Vigilar el comportamiento y el estado de ánimo.
Tratamiento
El objetivo principal del tratamiento es:
-Hacer que los episodios sean menos frecuentes e intensos.
-Ayudar a que usted se desempeñe bien y disfrute la vida en casa y en el trabajo.
-Prevenir la autoagresión y el suicidio.
Psicoterapia
La psicoterapia puede ayudar a personas con trastorno bipolar.
Muchas personas con trastorno bipolar no reconocen el momento en que se están volviendo más depresivas o maníacas. Unirse a un grupo de apoyo puede ayudarle a usted y a sus seres queridos. La participación de los familiares y cuidadores en sus programas de tratamiento puede ayudar a reducir la probabilidad de reaparición de los síntomas.
Las habilidades importantes que se pueden aprender en tales programas abarcan:
-Hacerle frente a los síntomas que están presentes, incluso mientras se estén tomando medicamentos.
-Dormir bien y mantenerse alejado de las drogas psicoactivas.
-Tomar los medicamentos correctamente y saber cómo manejar los efectos secundarios.
-Estar atento al retorno de los síntomas y saber qué hacer cuando éstos reaparezcan.
-Averiguar qué desencadena los episodios del estado de ánimo y cómo evitar dichos desencadenantes.
Medicamentos
Los medicamentos son una parte fundamental del tratamiento del trastorno bipolar. Casi siempre, los primeros medicamentos utilizados se denominan estabilizadores del estado de ánimo, los cuales le ayudan a evitar los cambios de humor.
Con medicamentos, es posible que empiece a sentirse mejor. Para algunos, los síntomas de manía pueden sentirse bien o se pueden presentar efectos secundarios de los medicamentos. Como resultado, usted puede verse tentado a dejar de tomar sus medicamentos o cambiar la forma como los está tomando. Pero dejar de tomar sus medicamentos o tomarlos de la manera incorrecta puede provocar que los síntomas reaparezcan o que lleguen a ser mucho peor.
Los miembros de la familia o los amigos pueden ayudarle a tomar los medicamentos de la manera correcta. Además, pueden ayudar a verificar que los episodios de manía y depresión sean tratados tan pronto como sea posible.
Se pueden ensayar otros medicamentos, como los antipsicóticos o los antidepresivos.
Las visitas regulares con un psiquiatra para hablar acerca de sus medicamentos y los efectos secundarios son necesarias. Los exámenes de sangre a menudo también son necesarios.
Otros Tratamientos
Se puede usar la terapia electroconvulsiva (TEC) para tratar la fase depresiva o maníaca del trastorno bipolar si no responde a los medicamentos.
Los pacientes que están en la mitad de episodios maníacos o depresivos posiblemente necesiten permanecer en un hospital hasta que su estado anímico se estabilice y su comportamiento esté bajo control.
Cuándo contactar a un profesional
Busque ayuda de inmediato en caso de:
-Síntomas de la manía.
-Sentir el impulso de hacerse daño o dañar a otros.
-Sentirse desesperado, asustado o abrumado.
-Estar viendo cosas que en realidad no existen.
-Sentir que no puede salir de casa.
-No ser capaz de cuidarse por sí mismo.
Llame al médico que lo trata si:
-Los síntomas están empeorando.
-Se presentan efectos secundarios de los medicamentos.
-No está tomando los medicamentos de la manera correcta.

Fuente: http://bit.ly/15Fjn7r