Vivir después de una Histerectomía

mujer

Para muchas mujeres, el someterse a una histerectomía es un hecho importante, tanto física como psicológicamente. La sensación de pérdida es un sentimiento común dentro de este escenario.

Una histerectomía es una operación muy seria e importante para cualquier mujer. Hay factores psicológicos que afectan y que es importante tomar en cuenta, y asignarles la importancia que merecen. El sistema reproductivo femenino tiene, no sólo, un peso e importancia práctica y obvia. También lo tiene a nivel simbólico y psicológico: Incide en la manera en que las mujeres nos sentimos mujeres, ya que siempre se ha tendido a equiparar la femineidad y sexualidad de una mujer con su capacidad reproductiva.
Acá hay algo muy importante a especificar. Puede que tú no puedas tener hijos, pero eso no quiere decir que no seas mujer o que seas menos mujer que otras. Tu femineidad no solo se define en tu capacidad reproductiva. Ser mujer tiene que ver con muchos más roles que sólo el de madre.
Lo importante de lo que me cuentas es que tú no sientes esto. Tú has sentido esta importante pérdida como algo que merma tu identidad femenina. Esto es lo que me preocupa. Creo que sería bueno que pudieras pedir ayuda profesional, a alguien que te ayude a elaborar esta pérdida y a reencontrarte con tu identidad femenina, que puedas volver a quererte y a disfrutar de tu vida.
Esta pérdida ha sido enorme y dividió tu vida en dos, tiñendo todos los ámbitos de tu vida. Yo creo que ya has pasado demasiado tiempo viviendo así. Quizás ahora es el minuto de que puedas tener la oportunidad de sanar esa herida. Con un tratamiento psicológico, justamente podrías hacer esto, sanar esta herida, recomponer tu vida, volver a quererte y recuperara mucho de lo que has perdido.

Mi esposa sufrió una histerectomía hace 3 meses, no tuvimos hijos. Le ha sido difícil superar el duelo, más aún porque en la familia hay 2 mujeres a punto de dar a luz, lo que la hace sentir más sensible.
Una operación, es decir, una intrusión en el cuerpo, es en sí misma una experiencia difícil de tramitar. Genera muchos sentimientos de quedar expuesto e indefenso, nos recuerda lo frágil de nuestra vida y el poco control que tenemos sobre muchos acontecimientos que experimentamos.
La histerectomía, conecta aún más en el caso de tu esposa con un duelo y una pérdida significativa. Es decir, con la renuncia a tener hijos biológicos, al embarazo y a los niños que no se han tenido.
Es natural que experimente un proceso de duelo en este momento y tal vez en diferentes momentos en la vida. Por otra parte, el que se vea afectada por embarazos cercanos habla de que está conectada con la pérdida y haciendo el natural proceso de duelo. En este sentido necesita compañía, paciencia y contención emocional.
Si los sentimientos de pérdida o tristeza persisten más allá de un tiempo razonable (más menos seis meses) de la misma manera, o presenta síntomas como alteración del sueño, del apetito, (en ambos casos aumento o disminución) del deseo sexual, irritabilidad o cambios de humor, sería conveniente consultar a un especialista. En este caso un psicólogo/a podría realizar una evaluación e indicar un posible tratamiento y/o de ser pertinente una interconsulta psiquiátrica.

Tengo 31 años y 3 niños. Un mes antes de la histerctomía estuve con dolores muy intensos y sangrado: Adenomiosis severa (tumor del endometrio). Me he sentido un poco triste y he tenido crisis de pánico. Mi marido no me ayuda mucho, se distanció muchísimo.

Me alegra mucho saber que tienes hijos, ya que como eres muy joven pensé que quizás podías no haberlos tenido aún, y me pareció que eso podía ser aun más difícil.
Me doy cuenta también que todo el proceso fue muy rápido para ti. Tuviste dolores y sangrados y en un mes ya te habían sometido a la histerectomía. Me imagino entonces, que no tuviste mucho tiempo para procesar lo que estabas viviendo y lo que venía.
Es muy normal que estés pasando por un período complicado. Acabas de sufrir una pérdida y es necesario hacer el duelo por eso. Eso sí, me quedo con la sensación de que está siendo muy difícil para ti sentir que tu marido se ha distanciado, porque justamente ahora es cuando más lo necesitas. ¿Has intentado preguntarle qué le pasa o contarle qué es lo que a ti te tiene triste?
De todas formas, necesitas poder conversar con alguien lo que estás viviendo. Necesitas poder sacar la pena afuera, llorar todo lo que tengas que llorar y tener alguien que te escuche.
¿Habrá alguien más con quien puedas conversar y compartir tu tristeza? Alguna amiga, o quizás algún familiar. Lo importante es que no sean tus hijos. Necesitas acudir a alguien adulto que te pueda escuchar, acompañar y contener como sólo un adulto puede hacerlo.
En cuanto a las crisis de pánico, me cuentas que ya hace un año tuviste algunas y que ahora sientes que pueden volver.

Probablemente, ahora están relacionadas con tu proceso de duelo actual, pero de todas maneras hay algo ahí que tu cuerpo y tu mente te están avisando, hace un año, que no está bien.

Algo hay que te llevó, hace un año, a tenerlas y probablemente ahora estás más removida y frágil por la operación, pero eso que te hizo sentir así hace un año sigue ahí. Muchas veces nos hemos tragado muchos disgustos, rabias o malos ratos por mucho tiempo y en algún momento, por algún lado, tienen que salir.

Te recomendaría, que si pudieras, buscaras ayuda de un psicólogo que te oriente mejor y te apoye ahora con tu duelo y con tus crisis de pánico.

Tengo 35 años y me sometí a una histerectomía total, no sé si es normal sentirme triste a veces o con un sentimiento de pérdida. Me gustaría saber cómo ir mejorando esto.

Como lo mencionas, tras una histerectomía es normal tener sensación de perdida y estar con el animo algo bajo.
Lo que probablemente estás viviendo es un proceso de duelo. Has perdido algo en la realidad, pero algo que además tiene muchas connotaciones simbólicas.
El útero se asocia consciente e inconscientemente con la feminidad, la posibilidad de ser una mujer fecunda y el ser madre.
Además, tu eres una mujer muy joven. Me encantaría poder preguntarte por qué tuviste que hacerte esta operación, porque si además sufriste de alguna enfermedad complicada, eso también explica que estés algo triste. También me encantaría poder saber si tienes hijos y pareja.

Como te decía, es muy normal que tengas pena y en un proceso de duelo lo más importante es que puedas darte los espacios y el tiempo de poder experimentar la pena que necesitas poder dejar salir.
Los procesos de duelo deben vivirse íntegramente. ¿Qué quiere decir esto? Que está bien llorar, que esto es sano. Lo raro sería que tras esta operación no te sucediera nada y siguieras como si nada. Pero tampoco tienes por qué vivir sola este dolor.
Te recomiendo compartir esta pena con personas que quieras, ya sea una pareja, tu madre o amigas. Darte la oportunidad de sacar toda la pena, porque tienes toda la razón de tenerla. Pero también regalonéate y date gustos, sobretodo en cosas que tengan que ver con la feminidad.
Puede ser que ya no tengas útero, pero no has dejado de ser mujer, y es muy importante que puedas seguir sintiéndote una persona femenina. Busca algo de ropa o maquillaje que te gusta, arréglate y mírate al espejo. Date un baño de tina con espuma o sale a pasear con tus amigas.

En resumen, date la oportunidad de sacar la pena por algunas semanas acompañada de las personas que quieres y después comienza a salir nuevamente a la vida y date algunos regalitos.

Fuente: http://www.kitadol.com/lo-femenino/vivir-despues-de-una-histerectomia