Estilos Educativos, Estilos de Crianza

papabebe

Los estilos educativos se basan en las metas que los padres/madres establecen con relación a sus hijos/as y las estrategias que utilizan para lograrlas . Existen, principalmente, 4 estilos educativos:

1) Estilo Democrático:

Son padres firmes y exigentes; sin embargo, son afectuosos y comunicativos. Son sensibles a las necesidades de sus hijos y fomentan el diálogo.
Están dispuestos a escuchar y a explicar las razones de las reglas a sus hijos/as. Los padres democráticos explican a sus hijos/as las razones del establecimiento de las normas, reconocen y respetan su individualidad, negocian mediante intercambios verbales y toman decisiones conjuntamente con sus hijos, intentando fomentar con ello comportamientos positivos y disminuyendo los inadecuados.
A veces pueden castigar; no obstante tienden a recompensar la buena conducta de sus hijos/as.
Tienen expectativas adecuadas en relación a sus hijos/as. Reconocen los esfuerzos y no sólo los resultados.
Fomentan la responsabilidad y la toma de decisiones de sus hijos/as.
Sus hijos/as:
Mayor competencia social. Suelen tener éxito en sus relaciones con los demás.
Saben respetar normas/límites y las interiorizan.
Son autónomos.
Alta autoestima.
Buenas habilidades de resolución de problemas y toma de decisiones.

2) Estilo permisivo:

Los padres de este estilo suelen no ser exigentes y ser afectuosos. Consideran que los niños han de aprender por sí mismos.
Establecen muy pocas reglas y evitan los castigos. Se realizan pocas demandas el niño y se les evita cualquier contrariedad.
Suelen aceptar casi todas las demandas de sus hijos.
Sus hijos /as:
Tienden a mostrarse inseguros puesto que no se fomenta su autonomía y no saben donde están los límites.
Tienen baja tolerancia a la frustración y no aprender a manejar el enfado.
No tienen estrategias adecuadas de resolución de problemas.
Suelen ser impulsivos y tienen poco autocontrol.

3) Estilo autoritario:

Los padres se caracterizan por ser muy exigentes, excesivamente críticos y poco afectuosos.
Fomentan el respeto de los hijos a través del temor.
Utilizan de forma excesiva el castigo y no explican las normas a sus hijos.
Los hijos/as:
Pueden ser pasivos, tímidos o sumisos.
Sólo interiorizan las normas por temor. Por ello, muchos de ellos, cuando llegan a la adolescencia se rebelan.
Baja autoestima.
Escasas habilidades sociales.

4) Estilo indiferente/ negligente:

Padres con escasa implicación en la tarea de crianza y educación
Son fríos y distantes con sus hijos
Escasa sensibilidad a las necesidades de los niños
Ausencia de normas, pero en ocasiones el control que ejercen es excesivo sometiendo al niño a un fuerte castigo sin mediar ninguna explicación o razonamiento de la conducta indebida del menor.
Los hijos/as:
Baja autoestima
No acatan ninguna norma
Poco sensibles a las emociones de los demás (baja empatía)
Son niños muy vulnerables a conflictos personales y sociales

Es importante analizar nuestro propio estilo educativo para conocer en qué punto nos encontramos. No siempre actuamos conforme a un estilo determinado, pero, siempre suele predominar uno de estos estilos educativos. Para acercarnos más al estilo democrático debemos:

– Dialogar con nuestros hijos y fomentar su autonomía.

– Facilitar su participación en la toma de decisiones en la familia.

– Establecer límites y normas razonadas y razonables.

– Ser afectuosos y mandar mensajes positivos a nuestros hijos.

Fuente: